Cinco mujeres sentadas en círculo sobre las faldas de un volcán picotean con una aguja un lienzo de tela, plasmando sobre aquellas afortunadas prendas, un pedacito de historia pre colonial.
Las integrantes del grupo de bordadoras de Mitlán descubrieron su oficio y pasión a muy temprana edad, cuando sus madres y abuelas las enseñaron a bordar “de pequeñita hacía servilletas y cobijas para bebé, mi mamá no me dejaba participar en los encargos grandes hasta no estar lista”. Las bordadoras mencionan que su oficio, pasado de generación en generación, posee siglos de historia y creatividad en la región, “Las personas que vienen a Tequila no conocen sobre los bordados, ni los tintes naturales. El trabajo artesanal que hacemos conserva técnicas y diseños tradicionales que hace de nuestros productos patrimonio de la región”. Además, aseguran que bordar las mantiene cerquita de sus raíces y antepasados “todo lo hacemos con mucho amor, así como nos enseñaron”.
Los hilos que utilizan, teñidos con pigmentos naturales, son una apuesta por revivir las tradiciones antiguas y conservar el medioambiente. “Para el color rojo utilizamos palo de Brasil, azafrán, nogal y cebolla morada, por ejemplo, y para un tipo de café usamos nogal y cebolla. Nos gusta usar los pigmentos naturales porque cuando terminamos parece que la prenda palpita, que está llena de vida”.
El grupo trabaja por encargo para que sus producciones surjan desde el proceso creativo que inicia con la idea del cliente y finaliza con la imaginación y voluntad de las propias bordadoras, “todo empieza con un dibujo, es bonito cuando el cliente recibe el producto final porque son sus ideas plasmadas en nuestro trabajo”. Las bordadoras de Miltlán tienen la capacidad de convertir sueños en tejidos, obras de arte creadas a partir del trabajo, la colaboración con la naturaleza y la tradición.
Las integrantes del grupo son madres y amas de casa que utilizan el bordado como principal fuente de ingresos, ya que sus comunidades carecen de un sector económico fuerte, “el esfuerzo que hacen algunas compañeras para trasladarse es enorme.
A veces tienen que pedir ride o no queda más opción que caminar grandes distancias para poder lograr ir a la plaza a vender”.
Actualmente las creaciones de las bordadoras de la Sierra de Tequila van desde bolsas, cobijas, toallas, cojines, playeras, bastidores y mandiles. Te invitamos a conocer su trabajo y celebrar el talento local.
Contáctalas por vía telefónica: 333236434